CÓRNEA Y SUPERFICIE OCULAR

+ La córnea

OJO SECO

Conocemos por ojo seco a la alteración de la superficie ocular producida por una cantidad de lágrima insuficiente o por la mala calidad de la misma.

La falta de lubricación de la córnea y conjuntiva puede provocar una queratoconjuntivitis seca, caracterizada por sensación de quemazón y de arenilla, irritación y enrojecimiento, secreción mucosa, sensibilidad a la luz o pesadez de párpados. Los síntomas mejoran al mantener los ojos cerrados y empeoran en circunstancias de sequedad ambiental y cuando se realizan tareas que requieren atención, como leer, conducir o trabajar con el ordenador.

El ojo seco suele aparecer con sintomatología leve en personas completamente sanas, siendo más frecuente en mujeres debido posiblemente a circunstancias hormonales. También puede producirse por el abuso de lentes de contacto o por otros problemas oculares como conjuntivitis crónicas, penfigoide ocular o quemaduras químicas oculares. En ocasiones se asociada a otros problemas autoinmunes como el Síndrome de Sjögren, a enfermedades que dañan la glándula lagrimal como la amiloidosis, o secundario a tratamientos sistémicos con radioterapia o quimioterapia.

Es imprescindible que su oftalmólogo especialista valore el grado de sequedad ocular, así como la causa del problema y si está asociado a algún trastorno general, ya que esto es determinante para realizar un tratamiento adecuado y satisfactorio.

Existen múltiples opciones terapéuticas para el tratamiento del ojo seco. Mantener una alimentación equilibrada con abundante consumo de agua y pescado azul, ayuda a mejorar la calidad de la lágrima. El uso de lágrimas artificiales y lubricantes oculares es el primer escalón de tratamiento. Existe una enorme variedad de colirios dirigidos a mejorar el estado de la superficie ocular con diferentes componentes y acciones, su oftalmólogo le indicará cual es la más adecuada para su caso.

Cuando el grado de ojo seco es mayor o en casos más complejos, podemos completar el uso de lágrimas artificiales y geles con la aplicación de tapones lagrimales. Éstos se colocan en los puntos lagrimales de forma temporal, bloqueando la salida de la lágrima y manteniendo un mayor grado de humedad en el ojo durante el tiempo necesario.

+ Trasplantes de córnea y otros tejidos

NUESTRAS ESPECIALIDADES
Clínica Piñero © 2013 - Glorieta Plus Ultra, 1 (avda. de la Palmera) 41013 Sevilla - tel. 954 296 543 - fax. 954 239 405 - consulta@clinicapinero.com - aviso legal