CÓRNEA Y SUPERFICIE OCULAR

+ La córnea

+ Ojo seco

TRASPLANTES DE CÓRNEA Y OTROS TEJIDOS

La cirugía de córnea ha avanzado extraordinariamente en los últimos años. Gracias a la tecnología de diagnóstico existente, actualmente podemos determinar con exactitud las capas de córnea que están afectadas. Esto nos permite planificar la cirugía del trasplante de córnea teniendo en cuenta la cantidad de tejido dañado y tejido sano. Cuando la totalidad de la córnea está dañada, la reemplazamos íntegramente por una córnea obtenida de donante, lo cual se denomina queratoplastia penetrante. Gracias a las últimas tecnologías podemos sustituir únicamente las capas de la córnea que estén alteradas respetando el resto del tejido sano. Esta técnica se denomina cirugía corneal lamelar. Hablamos de queratoplastia anterior profunda (DALK: Deep Anterior Lamellar Keratoplasty) cuando reemplazamos las capas más anteriores de la córnea y queratoplastia lamelar endotelial (DSAEK: Descemet´s Stripping Automated Endothelial Keratoplasty o DMEK: Descemet´s Membrane Endothelial Keratoplasty) cuando únicamente sustituimos el endotelio corneal preservando las capas más superficiales.

Otra técnica de trasplante, es el trasplante de limbo, utilizado para recuperar las células madre que permiten el recambio constante del epitelio corneal y, por tanto, mantener la trasparencia e integridad de la córnea. Este trasplante se puede realizar mediante la obtención de un pequeño segmento de tejido del ojo sano del propio paciente, o mediante tejido procedente de donante. Esta técnica se emplea cuando el limbo corneal está dañado, bien por agentes externos (quemaduras químicas, traumatismos…) bien por trastornos congénitos (aniridia), o por uso inadecuado de lentes de contacto por ejemplo. Estas alteraciones dan lugar a que la córnea sana sea cubierta parcialmente por un tejido similar a la conjuntiva que limita la trasparencia corneal y favorece la aparición de úlceras corneales.

Por último, el uso de la membrana amniótica está muy extendido en medicina. Es una lámina de tejido procedente de placenta humana con unas propiedades antiinflamatorias y favorecedores de la cicatrización que la convierten en un excelente recurso en la cirugía oftalmológica. La membrana amniótica se utiliza en casos de quemaduras químicas, algunas enfermedades autoinmunes o para reconstrucciones de la superficie ocular tras cirugías previas, traumatismo o después de lesiones o tumores entre otras indicaciones. Se suele implantar en la superficie ocular con el fin de cubrir los defectos existentes, donde permanece aproximadamente cuatro semanas antes de degradarse.

NUESTRAS ESPECIALIDADES
Clínica Piñero © 2013 - Glorieta Plus Ultra, 1 (avda. de la Palmera) 41013 Sevilla - tel. 954 296 543 - fax. 954 239 405 - consulta@clinicapinero.com - aviso legal