ÓRBITA

+ Órbita

ORBOTOPATÍA TIROIDEA

También conocida como Orbitopatía de Graves, es la afectación ocular y periocular producida en los pacientes con patología de la glándula tiroides. Esta enfermedad autoinmune aparece en el 15% de los pacientes que padecen una patología de la glándula tiroides, generalmente hipertiroidismo. 8 de cada 10 pacientes son mujeres. Ambas alteraciones suelen aparecer al mismo tiempo, aunque eventualmente puede debutar primero la enfermedad ocular y posteriormente la tiroidea.

Se desconoce el origen de la enfermedad. La teoría más aceptada actualmente atribuye la enfermedad a los anticuerpos autorreactivos que reaccionan contra receptores presentes en la glándula tiroides y en los músculos y grasa de la órbita, provocando un proceso inflamatorio. Esta fase de actividad puede durar de 6 meses a 2 años y una vez controlada no es frecuente que recidive. Una vez se inicia el proceso ocular, transcurre de forma independiente a la tiroides.

La orbitopatía tiroidea es una enfermedad frustrante para el paciente, ya que en muchos casos habrá consultado varios especialistas sin hallar solución y supone un desgaste psicológico importante. Nuestro especialista le ayudará a comprender su enfermedad, le indicará en cada momento los pasos a seguir y coordinará el tratamiento de forma global con su endocrinólogo.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

La fase activa puede presentarse como edema palpebral, enrojecimiento ocular, fotofobia y lagrimeo, sensación de presión detrás del globo, visión doble, retracción palpebral, aparición de bolsas palpebrales, protrusión de los globos e incluso pérdida de visión. El grado de afectación es muy variable. El aspecto del paciente con OT es muy característico, presentando mirada fija o asustada y “ojos saltones”. Todos estos síntomas se suelen acentuar por las mañanas y van mejorando en el transcurso del día.

Una vez desaparecida la inflamación, algunos pacientes recuperan su aspecto inicial, aunque en un gran porcentaje persisten cambios en el rostro de forma permanente.

Prevención

El tabaco y el estrés son factores contrastados que influyen de forma negativa en la OT. Los pacientes fumadores tienen más probabilidades de desarrollar una enfermedad más grave y tener una peor respuesta al tratamiento. Por tanto es imprescindible dejar de fumar para el correcto control de la enfermedad. Es fundamental para el tratamiento de la enfermedad orbitaria evitar alteraciones hormonales que puedan causar episodios de hiper/hipotiroidismo. La orbitopatía debe tratarse lo más pronto posible ya que el tratamiento precoz reduce notablemente la fase de secuelas

¿Cuál es su tratamiento?

El primer paso del tratamiento es estabilizar la función tiroidea, para lo que es imprescindible una estrecha colaboración entre el endocrinólogo y el especialista en órbita.

El tratamiento de la fase activa está dirigido a controlar la inflamación y reducir la actividad inmunológica. El tratamiento más efectivo y con menores efectos secundarios es la administración de pulsos de cortisona endovenosa. Cuando este tratamiento no es efectivo, está indicado el uso de otros inmunodepresores o terapias biológicas.

Controlada la fase inflamatoria, se planifica la rehabilitación de los cambios originados por la enfermedad mediante cirugía: exoftalmos (descompresión orbitaria), visión doble (cirugía del estrabismo) y retracción y bolsas palpebrales (blefaroplastia).

Este proceso es largo y requiere de varios procedimientos quirúrgicos en la mayoría de los casos.

La descompresión orbitaria consiste en aumentar el tamaño de la órbita, ampliando las paredes óseas o eliminando grasa, para permitir que el ojo se desplace hacia atrás. Se realiza a través de pequeñas incisiones en el surco del párpado superior o por vía conjuntival (detrás del párpado) sin cicatrices visibles o casi imperceptibles.

Si es necesario, posteriormente se realizará la cirugía del estrabismo y la retracción palpebral. Por último se puede valorar la necesidad de reducir las bolsas palpebrales y el exceso cutáneo mediante una blefaroplastia rehabilitadora.

+ Tumores y fracturas orbitarias

+ Reconstrucción de cavidad anoftálmica: Evisceración y enucleación

NUESTRAS ESPECIALIDADES
Clínica Piñero © 2013 - Glorieta Plus Ultra, 1 (avda. de la Palmera) 41013 Sevilla - tel. 954 296 543 - fax. 954 239 405 - consulta@clinicapinero.com - aviso legal