PÁRPADOS

+ Párpados

+ Ptosis palpebral

+ Entropión y ectropión

+ Tumores palpebrales

PARÁLISIS FACIAL

Después de una parálisis facial puede persistir una asimetría en el rostro por debilidad de los músculos faciales, entre ellos el músculo orbicular (que nos permite cerrar los párpados). La falta de cierre palpebral completo se conoce como lagoftalmos y puede provocar la aparición de irritación ocular permanente e incluso erosiones y úlceras corneales graves. La presencia de este lagoftalmos precisa de corrección quirúrgica en la mayoría de los casos. La afectación del párpado inferior puede dar lugar a un ectropión palpebral paralítico.

Ante una parálisis facial es imprescindible realizar un seguimiento estrecho por un oftalmólogo oculoplástico que evalúe la evolución de la parálisis y el estado de la córnea y superficie ocular.

La mayoría de los casos de parálisis facial se resuelven de forma completa o parcial en unos meses. Durante este tiempo será necesario lubricar de forma constante el globo ocular si ésta está expuesto. Estas medidas suelen ser suficientes en la mayoría de los casos. En algunos casos es necesario corregir de forma quirúrgica el lagoftalmos y el ectropion con el fin de preservar sana la córnea y evitar una pérdida visual. Existen múltiples técnicas mínimamente invasivas en función del grado de afectación de la parálisis, algunas de ellas reversibles, encaminadas a corregir tanto el defecto funcional como cosmético provocado por la parálisis. Todos los procedimientos se realizan mediante microcirugía para proporcionar el resultado más satisfactorio y seguro.

Nuestro especialista evaluará su caso y le informará de las posibilidades terapéuticas para el lagoftalmo, el ectropión, la caída de la ceja o el posible lagrimeo.

+ Cirugía reconstructiva

+ Blefaroespasmo

NUESTRAS ESPECIALIDADES
Clínica Piñero © 2013 - Glorieta Plus Ultra, 1 (avda. de la Palmera) 41013 Sevilla - tel. 954 296 543 - fax. 954 239 405 - consulta@clinicapinero.com - aviso legal