VÍAS LAGRIMALES

+ Vías lagrimales

+ Obstrucción vía lagrimal

CIRUGÍA DE LAS VÍAS LAGRIMALES

Gran parte de los pacientes adultos pueden solucionar su lagrimeo de forma exitosa con tratamiento médico o con procedimientos mínimamente invasivos, sin embargo algunos casos de obstrucción lagrimal requieren de un tratamiento quirúrgico. Actualmente existen diversas intervenciones quirúrgicas, preferentemente endoscópicas, cuyo fin es restablecer la función de la vía lagrimal permeabilizando la vía obstruida creando un nuevo drenaje hacia la cavidad nasal (dacriocistorrinostomía o DCR). Aunque el éxito quirúrgico depende del tipo y lugar de la obstrucción, aproximadamente el 90% de los procedimientos consiguen eliminar el lagrimeo en obstrucciones bajas.

El objetivo de esta cirugía es proporcionar una vía alternativa a la salida de la lágrima (bypass) mediante una comunicación (osteotomía) entre el saco lagrimal y la fosa nasal. Dicha intervención se puede realizar mediante tres procedimientos fundamentalmente:

  • DCR Externa: Se realiza mediante una incisión de unos 10mm entre el canto interno con un abordaje directo del saco lagrimal. Es la técnica con mayor tasa de éxito, entorno al 95%. Generalmente esta incisión no deja una cicatriz visible aunque la recuperación es más lenta que en las técnicas endoscópicas.
  • DCR Endoscópica endonasal: Se realiza mediante un abordaje endoscópico a través de la fosa nasal, por lo que no existen cicatrices en piel, acorta el tiempo quirúrgico así como las molestias postoperatorias y el tiempo de recuperación. Su tasa de éxito se sitúa entorno al 85%. Esta es la vía de elección siempre que la anatomía nasal del paciente lo permita.
  • DCR Endocanalicular láser: La osteotomía se realiza con láser a través del canalículo, con las mismas ventajas que la endoscópica aunque con una menor tasa de éxito, entorno al 70-75%.

Tras la intervención por cualquiera de las técnicas se deja canalizada la vía lagrimal mediante una sonda de silicona, no visible ni molesta, que se retira entre 6 a 8 semanas en la consulta.

En Clínica Piñero contamos con las técnicas de microcirugía más avanzadas y menos invasivas para el tratamiento las patologías relacionadas con la obstrucción de la vía lagrimal. Todas nuestras intervenciones son de carácter ambulatorio, de esta forma podemos solucionar su problema de forma rápida y eficaz para que continúe con su actividad habitual lo antes posible.

+ Sequedad ocular

NUESTRAS ESPECIALIDADES
Clínica Piñero © 2013 - Glorieta Plus Ultra, 1 (avda. de la Palmera) 41013 Sevilla - tel. 954 296 543 - fax. 954 239 405 - consulta@clinicapinero.com - aviso legal